Ssangyong Korango 2020

El SsangYong Korando de cuarta generación es un SUV de 4,45 metros de longitud que resulta cómodo, práctico y muy amplio. Además, como suele ser habitual en los modelos de esta marca, tiene una muy buena relación entre precio y equipamiento.

Está a la venta desde 19 750 € con un motor de gasolina de 163 CV y desde 24 500 € con uno Diesel de 136 CV. Con el de gasolina es el modelo de su tamaño y potencia más asequible (listado de todoterrenos de 4,40 a 4,50 m y motor de gasolina de entre 150 y 175 CV). Con el Diesel, los hay que cuestan menos (listado con motor Diesel de 115 a 150 CV). La diferencia del precio de partida en función del tipo de combustible no se debe sólo al motor sino también a que el de gasolina se comercializa con una línea de equipamiento más sencilla —llamada Line— que no está disponible con el Diesel.

La carrocería mide 4,45 metros de longitud, 1,87 m de anchura y 1,62 m de altura. Es 4,2 centímetros más larga, 4,0 cm más ancha y 9,0 cm más baja que la de la anterior generación del Korando (información del SsangYong Korando 2017). La distancia entre ejes crece 2,5 centímetros.

Según nuestras mediciones, el habitáculo es muy amplio, más que el del modelo anterior (que ya sobresalía por serlo) y más que el de la mayoría de modelos contra los que compite. Es especialmente grande el espacio para las piernas en las plazas posteriores, que con 76 centímetros está muy por encima del que ofrecen modelos como el Citroën C5 Aircross (67 cm), el SEAT Ateca (71 cm) o el Kia Sportage (72 cm). La anchura entre puertas y la altura libre hasta el techo en esta misma fila también son grandes, aunque hay alternativas aún más capaces (listado de mediciones). La banqueta de esta fila de asientos es fija, sin posibilidad de ajuste, pero los respaldos se pueden colocar en dos ángulos de inclinación distintos: 27,5º y 32,5º.

Según SsangYong, el volumen del maletero es 551 litros, si bien hay que tener el cuenta que es un dato medido hasta el techo y por lo tanto, no es comparable con el del resto de modelos que tenemos registrados en nuestra base de datos (que siguen la normativa VDA). No obstante, de acuerdo con nuestras mediciones, el espacio de carga principal tiene una anchura mínima de 104 cm, una profundidad de mínima de 71 cm y una altura hasta la cortinilla de 38 cm. El producto de estos valores da un resultado de 280 litros, que junto con los 120 del doble fondo (104 x 68 x 17) suman aproximadamente 400 litros (a estos habría que sumar los de los pequeños recovecos laterales).

A la vista de estos datos, se trata de un maletero pequeño en relación con el tamaño de la carrocería, inferior al de modelos como el Škoda Karoq (521 litros), el Peugeot 3008 (520 l), el Opel Grandland X (514 l), el SEAT Ateca (510 l), el Kia Sportage (503 l) o el Hyundai Tucson (488 l). Para organizar la carga y mantenerla sujeta, la parte del piso más cercana al borde de carga se puede colocar en posición vertical, de manera que se crean dos espacios diferenciados (imagen). También hay un sitio especialmente diseñado para dejar guardada la cortinilla cubre equipaje cuando no se usa.