Toyota Rav4 2019

En el equipamiento solo hay un elemento novedoso, el retrovisor interior. Puede funcionar como un espejo tradicional o como una pantalla (imagen) que muestra la imagen captada por una cámara trasera colocada en la parte superior de la luneta. Esta cámara proporciona una imagen más amplia y puede ser útil cuando la visibilidad queda comprometida por los pasajeros traseros o la carga.

De serie, el RAV4 trae faros de ledes (aunque puede tener otros mejores, también de ledes, con proyector), llantas de 17" y una pantalla de siete pulgadas. Según la versión, las llantas pueden ser de 18" y la pantalla, más grande, el portón, de apertura y cierre eléctricos, la tapicería, de piel, y haber más superficies blandas de recubrimiento en el habitáculo, contar con un equipo de visión de 360 grados o un techo panorámico (que no permite una visión sin obstáculos ya que hay una traviesa que lo recorre transversalmente; imagen).

La versión híbrida tiene tres motores. Uno de gasolina de 2,5 litros de cilindrada (cuatro cilindros, con inyección directa e indirecta), uno eléctrico que mueve las ruedas delanteras y otro, eléctrico también, las posteriores. Con 222 CV de potencia máxima conjunta, acelera de 0 a 100 km/h en 8,1 s; esto supone una mejora de solo dos décimas respecto al RAV4 híbrido anterior, que tenía 197 CV. Toyota estima un consumo medio de 4,5 l/100 km, notablemente inferior al que Honda a anunciado para el futuro CR-V híbrido, que tendrá 184 CV y un consumo de 5,3 l/100 km.

La gestión de la tracción total ha sido modificado (un punto claramente mejorable en el RAV4 híbrido anterior). Ahora las ruedas traseras pueden hacer un 30% más de par (1300 Nm en vez de 953) y existe un programa de conducción —llamado Trail— que, según Toyota, evita que la fuerza del motor se pierda por la/las rueda/ruedas que no tengan tracción.

El RAV4 2019 que no es híbrido tiene un motor de gasolina de 2,0 litros distinto al del modelo que todavía se vende. Toyota no lo va a comercializar en España, por lo que no habrá sustitutos a las versiones del modelo que aún está a la venta. También puede tener tracción total (sistema que ha sido revisado; Toyota ha dado poca información del mismo) y el cambio de marchas puede ser manual o automático (de variador continuo).

El RAV4 2019 está hecho utilizando la plataforma modular TNGA, que actualmente tienen los Toyota Prius, C-HR y el Corolla que llega a principio de 2019. Según Toyota, la rigidez ha aumentado un 57 %; puede ser mucho o no, en función del valor de la rigidez anterior, un dato que desconocemos y que Toyota no proporciona. La altura libre al suelo es 15 mm mayor, por lo que la cota debería ser 192 mm.